jueves, mayo 25, 2006

¡HORAS DE PÁNICO EN EL CUECELECHES!

Cundió el pánico ayer en la entidad cuecelechera al declararse en su plantilla una ferocísima epidemia de gastroenterocolitis diarreosa que obligaba a los afectados a abandonar el entrenamiento cada cinco minutos para salir zumbando en busca del inodoro más próximo.
Al encontrarse el médico del Cueceleches asistiendo a un congreso en Kuala Lumpur, el encargado de mantenimiento del club, Paquito Rasqueta, tomó heroicamente las riendas de la situación y procedió a taponar los culetes de los jugadores con sendos pegotes de cemento.
Y mano de santo, oyes. Ni un peíllo se le ha escapado a ninguno desde entonces.
¡Paquito, eres un monstruo!

3 comentarios:

Pepegotera !!! dijo...

Es que... lo que no arregle un poco de mezcla...Viva el alicatao !!!!!!!!!!!!

pili mopa dijo...

a ver el paquito ese si tiene un hueco y viene a arreglarme un recalo que tengo en el lavaero, que si me lo deja bien ya verá lo simpática que me pongo

barroco dijo...

jajaja pili me ofresco