lunes, mayo 01, 2006

El At. Garrapiñado, que hace tres meses se encontraba en una situación desesperada, se ha encaramado a la cabeza de la clasificación tras su victoria por 2-1 sobre el Follapavas. El capitán del equipo, Enriqueto, se ha afeitado esta misma mañana su personalísimo y característico bigote en cumplimiento a la promesa que le hizo al respecto a la Virgen del Pompillo ofreciéndole su mostacho si les ayudaba a salir del pozo y disfrutar del liderato aunque solo fuera una semana.
Para el caso de que el Garrapiñado se proclamara campeón, Enriqueto había prometido a San Juán Nepomuceno que se dejaría arrancar los pelillos de los huevos uno a uno con unas pinzas y sin anestesia, aunque el astuto futbolista dice no recordar haber hecho tal promesa. ¡Pero la hemeroteca no miente!
En las imágenes vemos a Enriqueto antes y después del afeitado.
(Por cierto, que su flamante esposa, cuando ha descubierto la cara de gilipollas que tiene sin bigote, se ha apresurado a pedir el divorcio)

3 comentarios:

Pintopintapintopintas dijo...

Así empezó mi cuñao Palomillo y termino colocandose dos tetas. Ahora la llaman palomilla y trabaja en una esquina del centro.
Vamos que...

nicasio follazas martorell dijo...

¡los pelillos de los güevos uno a uno con unas pinzas! ¡uf qué chungo!
eso me lo hicieron a mi de novatada cuando entré de inspector de hacienda...
y eso dueleeeeeeeeeee...

barroco dijo...

yo nicagando me afeito mi barba soy un poco ams feo ke mi amigo enriqueto